Cómo cuidar rosales

Rosal

Las rosas son las predilectas al momento de realizar un obsequio por su belleza y exquisito aroma. Las hay de distintos colores y resulta difícil imaginar que a alguien no le gustan las rosas. Es por esto que muchas personas desean poder cultivar sus propias rosas en casa. Sin embargo, esto no es una tarea sencilla. Las rosas necesitan cuidados especiales para poder crecer hermosas.

Aquí te vamos a hablar de los cuidados básicos que necesitas darle a tu rosal. No te los pierdas.

¿Cómo plantar rosas?

Recuerda que tu rosal puede ser plantado en el suelo o puede florecer en una maceta. Si decides plantarlo en el suelo, deberás tener en cuenta que el hoyo donde vayas a sembrarlo debe ser bastante profundo y amplio, para que las raíces de la planta puedan desarrollarse.

Además, considera que el suelo donde plantes tus rosas debe ser un suelo rico en materia orgánica. Si es posible, aporta una capa de abono al momento de plantar.

Rosal en exterior

La forma de sembrar un rosal no es distinta a la de sembrar otro tipo de planta. Solo introduce el rosal en el hoyo que has preparado y compacta bien la tierra alrededor de las raíces.

Cuidados básicos de los rosales

Iluminación

Recuerda que las rosas necesitan de mucha luz solar, por lo que deben estar expuestas a ella durante muchas horas al día. Esto hace a los rosales plantas ideales para estar en el exterior. Así que asegúrate de ubicarlos en algún lugar que cuente con buena iluminación.

Suelo

No importa si has decidido tener tu rosal en una maceta o directamente en el suelo, este siempre necesitará un suelo rico en materia orgánica. Este tipo de suelo le aportará al rosal los nutrientes necesarios para su sano desarrollo.

Sustrato de rosal

Ten en cuenta que el ph del suelo es sumamente importante al momento de cultivar rosas. El ph debe ser neutro o alto para que las rosas puedan crecer sin problemas.

Te recomendamos también que como sustrato uses alguna mezcla que sea de buen drenaje. Esto evitará que las raíces del rosal estén expuestas a demasiada humedad. Para esto puedes añadir a la tierra arena o grava.

Riego

Es muy importante tener en cuenta que los rosales corren demasiados riesgos si se les riega en exceso. Corren el riesgo de que sus raíces se pudran o de enfermarse de hongos. Es por esto que, como te mencionamos anteriormente, la tierra donde están sembrados debe ser de buen drenaje.

Además, deberás tener mucho cuidado cuando riegues tus rosas. La frecuencia de riego dependerá más que nada del clima donde tengas tu rosal. Si tu planta está expuesta a un clima caluroso, donde no hay casi humedad, puedes regarla tranquilamente todos los días. En cambio, si el clima es húmedo, puedes hacerlo dos veces por semana.

Además de la frecuencia de riego, debes tomar en cuenta la cantidad de agua que le proporcionas a tu planta. Riega con cuidado de no encharcar la tierra y de que el agua no toque las flores o las hojas, pues expones estas partes a hongos o quemaduras por sol.

Abono y fertilizante

Como te comentamos anteriormente, las plantas necesitan un suelo con gran aporte de nutrientes y de materia orgánica. Las rosas son de las plantas más exigentes en cuanto a extraer nutrientes de la tierra se refiere. Es por esto que siempre debes estar pendiente de abonar la tierra.

Tierra abonada para rosas

Usa siempre abonos orgánicos y no tengas miedo a abonar con frecuencia. Lo ideal es que abones la tierra de tu rosal de manera mensual.

Con respecto al uso de fertilizantes, busca en tu tienda favorita de jardinería un fertilizante especial para rosales.

Poda

La poda es uno de los aspectos más significativos cuando se trata de rosales. Recuerda que durante la poda podrás eliminar ramas, hojas y flores en mal estado. Así, además de darle un aspecto más cuidado a tu rosal, estarás aportando al crecimiento sano de la planta.

Poda de rosal

Para la poda puedes ayudarte con unas tijeras. Como ya te hemos mencionado, las rosas son muy susceptibles, por lo que el instrumento que uses para podarlas debe estar limpio.

En general, solo debes concentrarte en limpiar tu rosal de todo aquello que esté seco o marchito para dar paso a partes nuevas sanas. Realiza siempre la poda en la estación de frío.

Plagas

Es muy común que los rosales sean afectados por insectos y otros animales que se alimentan de ellos. Ten en cuenta que para evitar que alguna plaga cause un daño irreversible en tus rosas, debes prestar mucha atención a la planta todos los días. Si observas que algo la está dañando, consulta en tu tienda de jardinería favorita qué puede ser lo más efectivo para eliminar la plaga.

Hoja de rosa enferma

Ya viste que las rosas son plantas que necesitan muchos cuidados. Sin embargo, con un poco de cariño y siguiendo estos valiosos consejos que te hemos dado, podrás tener hermosas rosas en tu jardín.

 

Cuéntanos de tu experiencia con los rosales en los comentarios.

You Might Also Like