como cuidar un bonsai

Probablemente habrás escuchado que los bonsáis son plantas muy difíciles de cuidar. Sin embargo, el cuidado de los bonsáis te resultará muy sencillo si tienes conocimientos respecto a temas como el riego, el abono, la luz que debe recibir, cómo debe ser podado y cómo trasplantarlo.

Elige el lugar de tu bonsái

Ahora que te has decidido a tener un bonsái, debes encontrar un buen lugar para él. Para esto, debes tener en cuenta la especie de tu bonsái. Si estás cuidando una especie a la que no le favorece el clima de tu región, lo mejor será tener el bonsái dentro de casa. De no ser así, seguro que a tu bonsái le irá de maravilla en el exterior. En ambos casos, asegúrate siempre de ubicarlo donde le dé buena luz y no esté expuesto a demasiado calor. No expongas el bonsái directamente al sol y cuídalo de estar demasiado expuesto al viento.

¿Cómo regar un bonsái?

Nunca le des a tu bonsái más agua de la que necesita. La tierra de tu bonsái debe estar húmeda, pero si lo riegas en exceso, corres el riesgo de que sus raíces se pudran. Por eso debes esperar a que la tierra comience a secarse para regar. No hagas del riego una práctica diaria si no es necesario.

Ten siempre en cuenta el clima de tu región. Si vives en un lugar caluroso, debes estar muy pendiente del riego. En cambio, si vives en una zona húmeda, esto ayudará a que la tierra no se seque demasiado rápido, por lo que no necesitarás regar con tanta frecuencia.

Abono de los bonsáis

Siempre debes abonar tu bonsái durante las estaciones en las que se produce su crecimiento, otoño y primavera. Recuerda que tu planta está creciendo en un espacio pequeño, por lo que los sustentos que necesita son escasos. Existen abonos especiales para bonsáis que se encargan de proveer el potasio, fósforo y nitrógeno que tu bonsái necesita.

¿Es necesario trasplantar nuestro bonsái?

Dependiendo de si tu bonsái es joven o maduro, se recomienda que los trasplantes cada dos o tres años respectivamente. El trasplante permitirá que tu bonsái siempre esté en tierra fresca y así no tenga ninguna dificultad para absorber los nutrientes.

Pasos para trasplantar un bonsái

• Saca el bonsái de la maceta, teniendo cuidado de no dañar sus raíces.
• Retira la tierra de tu bonsái y recorta las raíces que hayan crecido excesivamente. Ten cuidado de no cortar demasiadas raíces.
• Prepara una maceta con hoyos para drenaje y coloca una capa de tierra en el fondo.
• Coloca el bonsái y si quieres ayúdate con alambre para fijar las raíces y darle estabilidad a la planta.
• Rellena con tierra el resto de la maceta hasta cubrir la base del bonsái. En caso de que lo necesite, riega la tierra hasta dejarla húmeda.

¿Cómo podar un bonsái?

El podado de los bonsáis es muy importante si queremos que nuestra planta crezca sana. Existen dos tipos de poda de bonsái: una para darle forma y otro para mantenerlo.

Poda para dar forma o pinzado

Este es el tipo de poda más complicado. Debes realizarlo con mucho cuidado, ya que puede influir en la salud de tu planta. Dale forma a tu bonsái a finales de otoño o inicios de primavera y nunca realices esta poda a pleno sol.

Usa tijeras bien afiladas para cortar todas las ramas que se vean demasiado gruesas, que sobresalgan del follaje o que simplemente no estén creciendo a favor de la forma que elegiste para tu bonsái.

Poda de mantenimiento

Esta poda permitirá a tu bonsái mantenerse de la forma que elegiste para él. Corta con tijeras afiladas las ramas que sobresalgan de la forma de tu bonsái.

Definitivamente el cuidado de los bonsáis requiere paciencia, pero a través de él logramos obtener hermosos resultados. Ahora que conoces todos estos trucos y consejos para el cuidado de un bonsái, no parece tan difícil ¿verdad? ¿Te animas a tener uno?